Por: Erick Tijerino

El sol salió sobre el rojo horizonte esta mañana y dando inicio a otro día lleno de actividad en la estación. El ambiente estaba cargado de energía del entusiasmo de hacer nuestras dos primeras expediciones fuera del hábitat en nuestros trajes espaciales. Comimos el desayuno, huevos en polvo y tocino deshidratado, y procedimos a preparar el primer EVA (Actividad Extra Vehicular por sus siglas en inglés). John, nuestro comandante, dirigió a April, Derek y Diane en el primer EVA del día. Nora y yo fuimos designados para dar soporte desde el hábitat. Ayudamos a los tripulantes del EVA con el largo proceso de ingreso a los trajes espaciales y probamos las comunicaciones, yo fui designado como el enlace en el hábitat.
Finalmente los cuatro tripulantes del EVA ingresaron a la escotilla que comunica al exterior, cerramos la compuerta interior y dimos inicio al proceso de despresurización de la escotilla. Durante este tiempo se discutió el plan del EVA y se programaron las coordenadas de la ruta en el GPS. Cinco minutos más tarde, a las nueve en punto de la mañana, autoricé  que se abriera la compuerta exterior “EVA-1 están autorizados para proceder dejar la escotilla”. La vista desde la pequeña ventana de la escotilla interior fue algo salido de una película de ciencia ficción, cuatro astronautas aventurándose a un mundo desértico rojo.  El grupo procedió hacia las colinas al sur de la estación para luego proceder al valle detrás de las colinas que guardan nuestra estación. April, la geóloga de la misión, recolecto una multitud de muestras para su estudio científico.
Mientras tanto en la estación, Nora y yo nos dedicamos a preparar el almuerzo, horneamos pan para sorprender a nuestros compañeros con pan caliente luego de su excursión. De pronto estática en el radio “HabComm de EVA-1, estamos a 200m de su localización y los tenemos en contacto visual desde el oeste”, nos asomamos a la ventanilla de la cocina en el segundo nivel y vimos a nuestros cuatro compañeros acercándose a través del árido terreno.
Esa vista provoco que esta simulación se sienta más real, este es un momento que no voy a olvidar. El grupo ingreso a la escotilla e inicie el proceso de presurización, cinco minutos más tarde abrí la compuerta interior. April me dio un puño  de muestras geológicas tan pronto al abrir la compuerta. Ayudamos a nuestros compañeros a salir de los trajes y empezamos a ver el botín.

La muestra que mas destacó de todas es una que se ha identificado preliminarmente como un meteorito. Esta muestra es ligeramente magnética, lo que indica la presencia de trazos metálicos su composición. Al surgir la sospecha que esta muestra es parte de un meteorito procedí a hacer una medición con nuestro contador Geiger. El instrumento midió un nivel leve de radiación proveniente del objeto, la medición es tan leve que puede ser atribuida al suelo del desierto que ha sido bombardeado directamente por los rayos del sol durante miles de años. Es muy posible que esta muestra sea un meteorito, esta área es impactada por estos objetos constantemente, solo en la primera noche vimos tres estrellas fugaces en el cielo.

Almorzamos luego de organizar las muestras y rápidamente empezamos los preparativos para el segundo EVA. En esta ocasión April dirigió la excursión, Nora fue designada como fotógrafa y yo como navegante. Ingresamos a nuestros trajes y tomamos nuestro equipo, decidí llevar el contador Geiger conmigo para hacer mediciones de radiación en el suelo.
Ingresamos a la escotilla y John cerró la compuerta interior, la antelación de salir en el traje espacial hizo que esos fueran los cinco minutos más largos del día. Finalmente nos dieron autorización de dejar la escotilla, esta fue la primera vez en dos días que me sentí el sol en mi cara. Nos dirigimos al sur hacia un punto designado como “The Gateway”, este es un cañón que nos comunica al valle al norte de la estación. Hicimos paradas en el camino para recolectar muestras, nos llamó la atención un grupo de rocas negras en el medio de una planicie arenosa. Los agujeros en la superficie lisa de estas rocas es un indicio de erosión, posiblemente causada por la entrada de este objeto desde el espacio a la atmosfera.
April me dejo usar su martillo para tratar de romper una de las rocas, luego de más de diez minutos de repetidos impactos y con mucho esfuerzo logre romper un trozo. El interior de la roca es de un color blanco, totalmente diferente al exterior, esto puede ser atribuido a las altas temperaturas a las cuales un objeto es sometido al entrar a la atmosfera. Tomé una medición con el contador Geiger, primero en la superficie de la roca, esta medición fue la misma que en la muestra en el hábitat. Hice una medición del suelo alrededor de la roca para verificación, la medición fue la misma lo cual apoya la teoría que el suelo en esta región emite niveles leves de radiación. Luego medí la superficie interior de la roca y el resultado fue muy interesante, la radiación proveniente del interior de la roca es más grande que del exterior, es posible que solo sea por la diferencia en la emisividad del interior con respecto a la del exterior, sin embargo tomamos la muestra para un análisis más detallado para estudiar este fenómeno. Eventualmente llegamos a  nuestro destino y empezamos a llevar a cabo el trabajo asignado por el equipo científico desde la tierra. La actividad consistió en fotografiar una formación rocosa de alrededor de cincuenta metros de altura identificada como “Kissing Camel Ridge” esto porque tiene la forma de un camello tirando dando beso.
Tome fotos barriendo 180 grados en el lado norte de la formación y luego marque la localización en el GPS. Luego de marcar la posición recibimos un mensaje en la radio “EVA-2 retorne a la estación, ha cambiado del pronóstico del tiempo y los vientos están acelerando”, interrumpimos las actividades y nos dirigimos al hábitat directamente. Regresamos al hábitat y salimos de los trajes, el EVA duro más de dos horas lo cual me dio mucha hambre así que comí unas sobras del almuerzo. Luego de nuestra excursión me dedique a llevar a cabo actividades de ingeniería, hice reparaciones a unos de los trajes espaciales, transferí agua desde nuestros tanques exteriores y escribí mi reporte de ingeniería a control.
Cenamos juntos y discutimos las actividades de mañana incluida un EVA para recolectar muestras del suelo en la cual fui asignado como navegante. Voy a pasar el resto de la noche organizando las fotografías del día y haciendo reparaciones a los trajes a ser utilizados mañana. Los días son tan llenos de actividad que pasan muy rápidamente, lo que es seguro es que no hay ni un segundo para aburrirse en esta misión.
                                       MDRS, 17 de diciembre.
 


Comments




Leave a Reply