Por: Erick Tijerino

Nuestro día empezó a las seis de la mañana, nos despedimos de la comodidad de nuestras camas de hotel. Tomamos la última ducha caliente sin tener que preocuparnos por restricciones de tiempo, ya que en la Estación tenemos restricción en el uso de agua y podemos tomar duchas de tres minutos cada tres días.

Empacamos todo nuestro equipo en el carro y luego de una parade para comprar los últimos suministros empezamos nuestra travesía desde Grand Junction, Colorado hacia la Mars Desert Research Station (MDRS) que está a siete millas de Hanksville Utah (4 de esas millas en caminos no pavimentados en el desierto).

Las vistas en el camino fueron impresionantes, pasamos del verde de Colorado con sus picos nevados a un entorno desértico, todo en cuestión de minutos. La belleza de este lugar quita el aliento, la amplitud del desierto evoca un sentimiento de aislamiento y los problemas de la vida cotidiana parecen lejanos. Luego un poco más de tres horas de travesía llegamos a Hanksville, el poblado más cercano a la estación y nuestro único eslabón con la civilización. Ahí nos reunimos con Jean Hunter, que está a cargo del estudio de alimentación que se lleva a cabo aquí en MDRS (nosotros no somos parte de ese estudio pero estamos comiendo la misma comida), para recoger los alimentos para nuestra misión.

Nos dio un sentimiento curioso el ver que toda la comida para alimentar a seis personas por dos semanas cabe en una caja un poco más grande que una maleta. La razón es que toda la comida es deshidratada y empacada al vacío, esto incluye vegetales, frutas, pollo, queso, huevos y prácticamente cualquier alimento que se pueda encontrar en un hogar cotidiano.
Me sorprendió ver algunos artículos como galletas, jaleas y hasta tocino.  La preparación de los alimentos toma más tiempo ya que tenemos que tomar en cuenta el tiempo necesario para rehidratar la comida, los tiempos de rehidratación de cada artículo en la caja están indicados en una tabla que pegamos en la puerta de la alacena. Sorprendentemente la comida es muy buena y en las palabras del comandante “aquí no nos vamos a morir de hambre”.

Las habilidades culinarias de mis compañeros hacen un mundo de diferencia, me preocupa la desilusión que se van a llevar cuando me toque cocinar a mí. Me han pedido que trate de cocinar un plato guatemalteco pero no tengo ni idea que plato chapín pueda cocinar aquí. ¿Alguna sugerencia?
Durante nuestra parada en Hanksville pasamos a un almacén (donde nos guardan el correo) a recoger unos paquetes. Un lugar muy peculiar ya que toda la tienda está localizada en el interior de una montaña y la puerta está guardada por tres esculturas de velociraptors. Trasladamos todo nuestro equipo al carro de la estación, tuvimos que viajar sepultados entre todo el equipo ya que el espacio era más limitado que en el carro que llevamos desde Colorado. Diane y Nora ni se veían, iban en la última hilera de asientos.

Luego de un par de minutos en la carretera bajamos la velocidad y John, nuestro comandante, dijo que nos aproximábamos al cruce pero yo no veía ningún camino cuando de repente apareció detrás de una piedra. Nos empezamos a adentrar al desierto, en ese momento el entorno empezó a verse como algo de otro mundo. John mencionó que esta tierra es propiedad del gobierno y está protegida, tanto que no podemos conducir nuestros vehículos todo terreno afuera de los caminos designados. John señalo a unas marcas de llantas fuera del camino y dijo “esas marcas van a tardar más de dos años en desparecer”.

Me alegra que haya un esfuerzo por proteger este entorno de la influencia del hombre, no quedan muchos lugares como este en el mundo. Pasamos varias formaciones rocosas muy peculiares, incluida una con la forma de una cara de un anciano. Tomamos un cruce alrededor de una colina y ahí apareció la estación en el horizonte, nuestro hogar durante las próximas semanas y sin el cual no podríamos sobrevivir en este ambiente tan hostil como lo es bello, condiciones similares a la cual se enfrentaran las misiones en Marte.

Llegamos a la estación donde la tripulación 119 estaba esperándonos para llevar a cabo el cambio de tripulación. Me impresiona y me provoca admiración el intelecto de cada uno de los tripulantes que son seleccionados para trabajar en esta estación, los miembros de la tripulación 119 y mis compañeros son en verdad personar excepcionales.
Habib, el ingeniero de la tripulación 119, inmediatamente me empezó a introducir a la operación de los sistemas de la operación “tú eres el ingeniero? Ven vamos, tienes mucho que aprender”. Yo soy responsible por mantener niveles adecuados de combustible (Diesel, gasolina y gas) y agua, vitales para nuestra sobrevivencia, lo cual me hizo estar atento a cada instrucción. La parte que más le gusto a mi niño interior fue aprender a operar el pequeño vehículo remoto “Max” que utilizamos para observar los alrededores del hábitat.
Luego de mostrarnos la estación la tripulación 119 se marcho de vuelta a la civilización, ahora estamos a cargo de la estación. Hice mi ronda revisando la operación de todos los sistemas y envié mi reporte de ingeniería a control.
Al finalizar el comandante procedió a dar instrucciones para el trabajo que vamos a estar realizando, Diane y Nora, quienes van a estar trabajando en investigación en el campo de la Astronomía, procedieron a preparar el observatorio. Esa noche fue la última noche antes de entrar en modo de simulación así que aprovechamos a salir a ver las estrellas. Nunca había visto tantas estrellas en mi vida, Diane me dio una pequeña lección de astronomía y por primera vez pude ver la Vía Láctica como nunca antes. La claridad del cielo aquí en el desierto permite ver hacia afuera de nuestro pequeño planeta y apreciar la grandeza del universo. El día terminó a las diez de la noche cuando todos entramos a nuestros cuartos.
MDRS, 15 de Diciembre.
 


Comments

12/17/2012 09:29

space THE final frontier!!!!

Reply
Estuardo Gonzalez
12/17/2012 09:54

A soñar en grande Tije, éxitos!!!

Reply
12/17/2012 20:15

La ultima frontera es la mente humana, el resto lo conquistaras, éxitos amigo, inspiras y das mucho orgullo a Guatemala

Reply
Pablo Rousselin
12/20/2012 08:25

Impresionante Tijerino! Seguinos compartiendo tantos detalles como podás. Un gran abrazo

Reply



Leave a Reply